BISABI: al borde del pajarón

Dentro de dos semanas quiero irme a Pirineos. El plan incluye alguno de los colosos de la zona de Luz-Argelès: Gavarnie, Hautacam, ... Pero no cojo la bici en plan serio desde el pasado 3 de febrero, así que ... ¡sé que va a tocar sufrir!

Amanece lloviendo. Como hay muchas horas de luz y bastante fresco mañanero, decido retrasar la salida. A las 9:00 salgo de casa y me dirijo a Carranza por el valle del Cadagua. La carretera completamente mojada. Está todo muy verde.




Coronando la Herbosa empieza a chispear ligeramente. Hoy daban un día soleado y parece que no será así. En las zonas sombrías, a pesar de la buena temperatura, se pasa algo de frío.




La zona está espectacular. Coincido con muchos ciclistas de la zona en la subida al repechín del Peso.




En el tramo del Valle de Villaverde me sigue chispeando y así hago La Escrita. Menos mal que se me ha ocurrido salir con el pirata porque hace bastante fresco en esta zona tan húmeda.





Al asomarme al Valle de Carranza disfruto de su abundante vegetación. ¡Pena que el día esté tan tontorrón!



El contínuo descenso me deja en la nacional de Burgos, al pie de Los Tornos, pero en Ramales de la Vitoria me desvío para seguir remontando el río Asón. Apenas llevo 70km y ya me duelen un poco los cuádriceps. Se nota la inactividad.




Siguiendo el curso del Asón, por tan magnífico entorno, llego a Arredondo. Me voy directo a llenar el buche y, para ello, hago parada en la panadería que hay tras la iglesia. Un bocata de salchichón, dos donuts de chocolate y una lata de cocacola me salen por 3,10€ y doy buena cuenta de todo ello en un banco del pórtico. 85km y estoy descojonado.




Con una pereza de la ostia inicio la subida al coco de la jornada: Alisas. No es nada duro, con pendiente constante entorno al 7%. No es nada largo, algo así como 7 u 8 kilómetros. ¡Pero qué jodido es no estar en forma! A mitad de subida me pasa un tipo que parecía que, a mi lado, iba en moto. Aún así, disfruto muchísimo. Las vistas sobre Arredondo, el inicio de Asón-Sía, el vecino Collao Espina, ... ¡De los mejores lugares para la bici!






En la cima está el tipo que me había pasado antes. Está abrigándose bien para el descenso. Hace bastante fresquillo por allí. En la costa parece más despejado pero hay algún que otro nubarrón sobre Santander que no tiene muy buena pinta. Ahí decido que en Solares tiraré para Bilbao ahorrándome esos 20 kilómetros de carretera complicada. No querría mojarme.



110km y estoy hasta los huevos de dar pedales. Me duelen muchísimo los brazos, tanto que me cuesta sacar la cámara del bolsillo y apenas hago fotos. Aún me quedan 90km más por la línea de costa, siguiendo siempre la N-634. A Laredo llego con ánimo a pesar de haber penado un poco antes por el Alto de Jesús del Monte en la inmediaciones de Praves. En Laredo me sale el sol y se despeja ya definitivamente. Todo el día pasando fresco y voy a terminar pasando calor.



El Alto de Las Carcobas, a la salida de Laredo, me pone en mi sitio. El Alto de Candina (también llamado Fermedal), antes de dejarme caer hasta Oriñón, me termina de arreglar.



No hay ningún puerto por el camino, pero la costa es un constante sube y baja. El repecho de Islares también me cuesta lo suyo. El paisaje lo compensa todo. ¡Qué bonita es la costa cantábrica!



Ya no queda casi nada, así que el descenso desde Cerdigo a Castro Urdiales me sabe a teta.



La salida de Castro Urdiales tiene una buena trampa cuando se va cascado: Saltacaballos. Pero no sé, quizá por ir mentalizado no se me hace tan duro como otras veces. Las vistas de la calita de Mioño son preciosas.



Más repechones. Antes de llegar a Muskiz me queda el Alto de Rigada, otra pijada cualquier día pero una trampa mortal yendo como voy. Me adelanta un chaval en btt que no me saluda pero que me mira descojonándose.



Y, ya metido en el Gran Bilbao, 28km me faltan para llegar. El repecho de Las Carreras es penoso, pero es lo que hay. Otra subidita en Gallarta, ¡buff! El puente de Cruces, ¡ay, ay, ay!

Pero llego a Bilbao. La gente paseando en esta tarde de domingo. Ya está el día soleado pero el aire sigue siendo bastante fresco. Tengo frío. Estoy bajo mínimos. Aún así, he llegado a tiempo de ver quién gana la Liga.




201km. Todo un éxito esta jornada preparatoria. Aunque haya sufrido como un perro, seguro que una etapita de 150km ya no me cuesta tanto.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. Uy lo del perro me suena!!!! jajaja
    Animo txapeldun!!! que ahora te empieza lo bueno........
    Como me gusta lo del Ason ...guapisima la ruta!!!
    Al pajaron ese ni lo mentes....buffff

    ResponderEliminar
  2. Con el pajarón es mejor llevarse bien, que siempre visita sin avisar. Aunque esta vez yo le había invitado, jejeje

    ResponderEliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALEMANIA ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...