Mudanzas de altura

(Entrada de archivo)

A orillas del Mediterráneo, en la carretera que une Nerja y Almuñécar, se inicia la subida a la Loma de las Cuadrillas, un collado que sirve de frontera entre las provincias de Málaga y Granada. Es tarde y será la última ascensión del día, perfecta para disfrutar de un atardecer con vistas al mar.

Por una estrecha carretera, comienza la ascensión de forma bastante suave. Solo alguna pequeña rampa sirve para romper el ritmo de pedaleo mientras el sol cae y cae cada vez más.









Se pasa el viaducto de la autovía y se endurece bastante la cosa, con rampas más continuadas por encima del 10%, hasta llegar a un descanso con ligero descenso.




En este tramo llano me cruzo con un camión de mudanzas que baja. Tengo que desmontar porque casi no cabemos y el conductor me pregunta por la Loma de las Cuadrillas, donde tienen que entregar un sofá. Hacia allá voy yo, le digo. Será el alto, pero no he estado nunca y no conozco la casa ni la persona por las que me preguntan. Mientras ellos siguen para abajo, yo me vuelvo a enfrentar a un tramo más exigente tras una curva de vaguada que me pone en la otra ladera del río de la Miel, con algún desprendimiento de piedras por el medio.





Antes de coronar, me tengo que volver a parar para dejar paso al camión de mudanzas. No me explico dónde ha podido dar la vuelta.




Y en nada, llego al collado. La carretera se acaba y allí está parado el camión con los tres ocupantes mirando un mapa. Admiro las vistas de costa por un momento, echo un trago al bidón, y me acerco a ellos.

¡Pues tiene que ser esto!, exclaman, comprobando en el mapa que la carretera a la Loma de las Cuadrillas es por la que hemos ascendido. Yo ya no sé, me están haciendo dudar. Les digo si no tienen el teléfono del cliente o alguien a quien llamar, así que llaman a la empresa, ésta al cliente, y les vuelven a llamar para confirmar: sí, es al final de la carretera, siguiendo una pista, hay una casa a un kilómetro, ...



¡Buff! Viendo la cuesta de tierra, les digo que lo mejor que pueden hacer es llevar el sofá a pulso entre los tres, porque esa rampa supera el 20% y, siendo de tierra, no sé si van a poder subir con el camión de reparto. Pero no, que lo van a intentar.

Podría haberme quedado para comprobarlo, pero para mí ya se hace tarde. El sol cae rapidamente, tengo que descender más de 10km y cambiarme para ir a cenar a Almuñécar. Hoy me apetece una hamburguesa en el McDonald´s antes de enfrentarme al que llaman Angliru granadino: Peña Escrita. En el descenso, no me adelanta ningún camión, así que me quedo con la duda para siempre. ¿Lo habrán conseguido?

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...