Por fin cayó La Matanela

Hace bastante tiempo que tengo subidos los principales puertos de Cantabria pero, a pesar de haber ido a por él en varias ocasiones, me falta La Matanela. Anteriormente, he salido desde casa en su busca y, por cuestiones de distancia en algunas ocasiones y por el frío que reina en los valles pasiegos en otras, siempre me he vuelto sin conseguirlo. Hoy salgo desde Espinosa de los Monteros para no tener excusas.

En Espinosa de los Monteros estoy a las 09:00 pero me da pereza salir del coche. Debemos estar cerca de los 0ºC. No soy nada friolero pero me cuesta mucho ponerme en marcha. Para las 09:30 me decido y le echo valor al asunto.



Abandono la localidad burgalesa rumbo al Portillo de Lunada, primera cota puntuable del día de hoy. Los cinco kilómetros que me separan de Las Machorras sirven para ir entrando un poco en calor.







Voy dejando atrás desvíos de otros puertos: La Sía, Castríos y, por último, el de Estacas de Trueba. Esta zona es una mina de grandes subidas.



El Portillo de Lunada por su vertiente burgalesa no ofrece mayor resistencia. Los primeros kilómetros permiten apreciar con detalle las numerosas cabañas pasiegas, muy características de la zona.





Poco a poco, la vista del Castro Valnera va siendo mucho mejor. Hay nieve en las alturas, aunque tampoco tanta como pensaba que iba a haber.



Sigo con Lunada poco a poco. El sol empieza a hacer acto de presencia y templa mucho. Se agradece.






Enseguida tenemos la primera visión directa del Picón del Fraile y del collado en el que se encuentra el Portillo de Lunada.







A falta de tres kilómetros para coronar el puerto, empiezan a aparecer restos de nieve en las cunetas, pero muy poquita cosa.









Un autobús me alcanza justo en el desvío a la estación de esquí. Para allí que se va, aunque no creo que haya mucha nieve por allí.




Ya en el último kilómetro, la nieve es más abundante.






Algunas cabañas se encuentran completamente rodeadas.








Estoy a puntito de tirar para el Picón del Fraile porque no tengo fotos de este tramo, pero con lo cortitos que son los días no quiero dejarme media hora por aquí, que ya he salido algo tarde.




El Portillo de Lunada está totalmente limpio. No lo tenía yo muy claro antes de salir porque hace unos pocos días se encontraba cerrado y, cuando esto sucede, ya se tira cerrado todo el invierno.





La visión desde la cima del valle de Riomiera es, como siempre, espectacular. Me subo todas las cremalleras para el descenso, que acojona solo pensar la sensación térmica que puedo alcanzar.







Llego a San Roque de Riomiera sin pasar el frío que pensaba arriba en Lunada que iba a pasar en la bajada. El solete ya asoma por las montañas y me da de espaldas. Ya calienta un poquito.




Sin descanso, tomo el desvío que me lleva al Alto del Caracol. Otra vez a bajarse las cremalleras y a sacar la cámara de fotos.





Se trata de un puerto muy suave y, en los primeros dos kilómetros, me entretengo con la perfecta visión que se tiene de la subida al Collao Espina, justo enfrente.







A medida que asciendo voy coqueteando con el sol, aunque no termina de decidirse el muy tímido.







Enseguida se termina la subida, más cortita por Riomiera que por Selaya. La zona alta muestra unas verdes praderas para el pastoreo de la zona.






A punto de cambiar de valle, aún se pueden ver un par de cabañas pasiegas tan típicas del valle de Riomiera y de toda la vertiente burgalesa de Lunada. También las hay hacia Selaya, pero ya no tan características.






Una última recta antes de coronar el Alto del Caracol.








Otro valle a la vista. Las zonas sombrías son frías de verdad.



Descenso rápido hasta Selaya, donde el verde de las praderas cántabras lo inunda todo. ¡Es una pasada!








Y sin apenas un respiro, de nuevo la carretera se pone para arriba por el Puerto de la Braguía, que nos comunicará con el valle de Pas.





El primer kilómetro de la subida a La Braguía es muy suave, aunque tampoco es que lo demás sea demasiado duro, siempre entorno al 6%.





Enseguida se tienen unas inmejorables vistas del valle de Carriedo.





A pesar de lucir el sol, en las zonas sombrías del puerto hace bastante fresquito. La pendiente amable tampoco permite entrar en calores.







Poco a poco, llego al primer mirador de La Braguía, desde donde las vistas hacia al valle son mucho más abiertas. Recuerdo que, la primera vez que subí este puerto, pensé que se trataba del cartel de la cima porque iba fundidísimo.







A partir de aquí, se suceden unas cuantas curvas y la subida se hace algo más entretenida.







Varias recurvas se suceden en los dos últimos kilómetros, justo antes de llegar al segundo mirador de La Braguía.









Ahora sí, las vistas del valle de Carriedo son totales. La cima del puerto de La Braguía se encuentra al pasar esta última curva.





Coincido en la cima con unos trialeros que, en apenas unos segundos, consiguen ponerme la cabeza como un bombo con el rugir de sus escapes.



El valle de Pas aparece con un verde inusual para estas fechas en cualquier otro lugar. El descenso hasta Vega de Pas es muy frío.







En Vega de Pas, suelo parar siempre en el cruce de Estacas de Trueba. Hay un banquito donde poder sentarse a zampar tranquilamente las palmeras que compro en la tienda del cruce que, por cierto, así se llama.



Tras llenar bien el buche, tiro para abajo por uno de los tramos más fríos que conozco. La humedad del valle, unida a lo sombrío que es, hace de esta zona una de las más desagradables más andar en bici en invierno. En verano, lógicamente, es todo lo contrario.



En nada, tomo el desvío que lleva a San Pedro del Romeral para comenzar la subida a La Matanela, el gran objetivo de la jornada.



En el comienzo de puerto, con muy poquita pendiente, hace un frío insoportable.



Pero, a medida que se va ascendiendo un poco y se va saliendo del angosto valle, la cosa se templa bastante.






Una vez dejados atrás los primeros kilómetros, y más cerca de San Pedro del Romeral, se abren muchísimo las vistas y aparecen las verdes praderas. La pendiente siempre se mantiene cercana al 5%, muy suave en todo momento.







El paso por San Pedro es más llano aún, reduciéndose la pendiente media ya hasta la cima. Son casi 20km de puerto pero muy suaves.








Con el collado de cima ya a la vista, empiezan a aparecer restos de nieve en las cunetas. También se puede apreciar el trazado del vecino puerto de El Escudo a la derecha, que discurre casi paralelo a La Matanela.








Otro verde valle cántabro a la vista.





Justo antes de llegar a los aerogeneradores se entra en Burgos por un momento. El piso se estropea un poquito en este tramo, pero enseguida se entra en Cantabria de nuevo antes de coronar.








La Matanela es un puerto muy tenditito en todo su trazado pero ahora aún más. Hasta el cartel de cima no creo que se sobrepase en ningún momento el 4%.







Llegados al cartel de puerto, se sigue llaneando un par de kilómetros más hasta el puerto de La Magdalena. Realmente, se trata del mismo puerto, pero recibe nombres diferentes si se sube por Cantabria o por Burgos aunque, por la vertiente castellana, apenas sea una tachuelilla con magníficas vistas sobre el embalse de Reinosa.






El descenso de La Magdalena, de nuevo en Burgos, tiene un par de tramos algo estropeados.







Conecto con la carretera de El Escudo, la nacional de Burgos, y decido no seguir hasta Soncillo, que ya me lo conozco sobradamente, y meterme por la pista que conecta con Santelices por Haedo, por toda la paramera. Hay algún que otro sube y baja que quiero descubrir.




En plena ascensión me llevo la sorpresa de que la carretera deja de estar asfaltada y se convierte en pista de tierra. Espero que no sea mucho tramo.




Un kilómetro o así más adelante vuelve el asfalto. Ell tramo de tierra está muy bien y tampoco me incomoda demasiado, pero mejor así.







A Haedo llego tras alguna que otra rampa maja por un entorno mucho más agradable que el de la carretera de Soncillo a Santelices. Ha sido un acierto meterme por aquí. En la pequeña población burgalesa me toca callejear un poquito.







El tramo de Haedo a Santelices, por desértico paisaje, perfecto para la bici. Voy jugando al gato y al ratón con las vías del tren de Las Roblas.








Las cuatro casas de Cidad son el único rastro de civilización antes de llegar a Santelices.




Llego a Santelices y ya solo me quedan 20km para terminar la etapa en Espinosa de los Monteros siguiendo la carretera de Bilbao. El Alto de Santelices, que se encuentra en obras, es la última dificultad montañosa de la jornada, aunque apenas sean tres o cuatro kilómetros suavitos.




A Espinosa de los Monteros llego a eso de las 16:00 horas y con un frío del copón.




Media horita para cambiarme de ropa y vuelvo a Bilbao llegando ya de noche. Los días acortan ya mucho.

Safe Creative #1007090003507

9 comentarios :

  1. Qué bonito, Pie, y con nieve más todavía. Me queda subir Estacas de Trueba y El Escudo, cuando vaya a por ellos, Matanela será un lugar de paso también para mí.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  2. Bonito sí pero ¡qué frío! ¡Su paaaaadre!

    ResponderEliminar
  3. Jo macho, vaya reportaje fotográfico mas chulo te has marcao...

    ResponderEliminar
  4. Excelente reportaje. Has subido por la vertiente clásica y más fácil de La Matanela. En otra ocasión prueba a subir por la vertiente de Carrascal de Cocejón o la del barrio del Rosario o enlazando Escudo-Resconoio-Matanela, ya verás como se agarran mucho, mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. En el Viamichelin no aparecen asfaltadas esas dos vertientes y, aunque sí vengan en el tracks4bikers, a veces te llevas la sorpresa y son solo pistas para btt.

    ¿Realmente están asfaltadas? Seria bueno saberlo porque me vendrían bien en alguna circular con El Escudo para ir luego a por Estacas de Trueba, o algo así.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Aquí tienes un mapa con todas las vertientes:

    http://i36.tinypic.com/1goxv.jpg

    La vertiente roja tiene el último km de sterrato, pero ahora mismo sería ciclable. La vertiente más dura es la verde-amarilla, la parte amarilla es un rampón criminal. Para bajar te recomiendo la azul o la marrón, por las otras se puede perfectamente, pero con mucha más precaución y sin hacer el cabra.

    Justo al norte del mapa tienes también el Alto de Guzparras, otro primera totalmente asfaltado que puedes meter como alternativa a la Braguía por Vega de Pas. Tampoco lo encontrarás en los mapas.

    Algunas fotos de esas carreteras:

    https://picasaweb.google.com/darkglam/CarreterasSecundariasDeCantabria#

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pues no conocía el alto ese de Guzparras y me parece muy interesante como para montar una buena ruta para ir a por él. Tiene buena pinta la subida y también el paseo por el cordal hasta La Braguía.

    Ya de paso, le meto La Matanela por el lado verde-amarillo ese más duro y bajando por el rojo y dejo el puerto medio ventilao.

    Desde Bilbao me queda una brevet300 con mucho desnivel acumulado por donde la voy a meter, así que lo voy a apuntar en la agenda para dentro de un mes o dos, cuando esté yo un poco más rodado y aquello algo más verde.

    Da gusto planear objetivos nuevos a tiro sin tener que llevar el coche. Muchas gracias otra vez.

    Ah!! Y muy interesantes las fotos que tienes de la zona. Les echaré un ojo en más de una ocasión.

    ResponderEliminar
  8. Este fin de semana tengo la intención de estrenarme con La Matanela. Muy bueno el reportaje; me sirve de mucho para conocer el puerto de antemano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALEMANIA ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...