Una Bilbao-Bilbao atemporal

No tengo plan para esta tarde y me apetece coger la flaca después de tantas salidas con la btt. Así que me dispongo a realizar una vuelta muy socorrida de 110km y sin excesivo desnivel: una Bilbao-Bilbao con el recorrido más clásico.




Con bastante aire de cara, llego a Algorta. El giro que se realiza para ir pegado a la costa hasta llegar a Plentzia hace que me entre de costado y no sea demasiado molesto. A Plentzia se llega en el kilómetro 26.



Sin llegar a entrar en la localidad costera, inicio la corta subida a Andraka. Son poco más de tres kilómetros en los que tan solo la rampa inicial tiene algo de dureza.






Casi en el alto, las vistas del meandro de Isuskiza son espectaculares. Las continuas lluvias que estamos teniendo este verano permiten que el paisaje luzca con un verde frondoso más propio de la primavera.




Rápido descenso hacia Gatika para tomar el desvío que lleva a Urduliz, previo paso por el castillo de Butrón.



En la rotonda de Urduliz, inicio la subida a Unbe. Con aire mayormente favorable y con la poca pendiente que tiene este puerto, la velocidad media de subida es muy elevada.








El descenso hasta la rotonda de Asua se hace a todo trapo, saltando todos los chivatos del radar de paso por Loiu. Unos kilómetros llanos hasta Zamudio, atravesando el valle del Txorierri, con un aire de cola que me permite volar, me dejan en el inicio de la corta subida a Artebakarra desde el Parque Tecnológico de Zamudio, donde suele estar colocado el avituallamiento de la marcha cicloturista.



Me detengo un instante al finalizar la rampa al 10% que culmina Artebakarra para ver el cartel que recuerda la muerte de un cicloturista en la Bilbao-Bilbao de 2.008. Fue mi última marcha oficial y no sabía que a aquel buen hombre (apodado Txirrindu) que ví en el suelo atendido por sus compañeros había sufrido un infarto que lo dejó en el sitio para siempre.



A partir de Mungia se inicia lo que, para mí, es el tramo más chulo de la marcha: la subida a Gerekiz.





Es una subida muy tendida y tranquila con unas campas magníficas por donde discurre la carretera de Gernika. En el alto de Gerekiz, se toma a mano derecha para, pasando por Andra Mari, llegar al alto de Aretxabalagane. Este alto también es conocido como Morga o Andra Mari.






Una vez que se corona Aretxabalagane, ya todo es favorable hasta llegar a Bilbao. Son 25km que se reparten entre el descenso hasta Larrabetzu y el llano, esta vez con aire contrario, que va desde Erletxes hasta casa, solo con la subida al alto de Miraflores como escollo final.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...