Contraste de temperaturas

No me lo puedo creer: ha helado por la noche. Me he despertado unas cuantas veces y eso solo sucede cuando la temperatura se encuentra por debajo del límite de confort del saco. El doble techo de la tienda está húmedo y, cuando salgo por primera vez a echar la meadilla matinal, incluso hay zonas con escarcha. Menos mal que sale el sol y calienta pronto, porque el inicio de la ruta de vuelta, y más empezando con el descenso de Urbasa, habría sido durísimo.




La vertiente sur de Urbasa no tiene la plasticidad de la de Olazagutia pero, en esta época, con los campos verdes, está más chula que nunca.


El rápido descenso me sitúa en un terreno llano camino del inicio del puerto de Opakua. Tan solo el paso por  Eulate supone una ruptura de la monotonía de este puñado de kilómetros.


A Eulate le sigue Larraona, otro pequeño núcleo urbano. No son más que cuatro casas y un característico olor a cochineras a su paso.


Nada más pasar Larraona, se entra en Euskadi, se entra el Álava. El inicio de Opakua está a la vuelta de la esquina.


Por esta vertiente, Opakua no supone mayor problema. Apenas son cuatro kilómetros a algo así como el 5%, sin ninguna rampa especial. Poca cosa comparada con la vertiente norte.


Las fechas tampoco le hacen mucho favor. Dentro de un mes, más o menos, con los árboles floridos, será diferente. Pero ahora, la subida está bastante mustia.


Llego al alto del puerto de Opakua con el pensamiento de que, desde aquí hasta Bilbao, todo será terreno favorable. Tan solo alguna pequeña rampa camino de Barazar interrumpirá mi descenso.


De nuevo por el mismo camino que tomé ayer para venir a Urbasa, voy de vuelta a casa y, como suele pasar en muchas ocasiones, con el mismo viento en contra que tuve ayer. No hay cosa que más le joda al cicloturista que hacer una ruta de ida y vuelta y que sople desfavorable en ambos sentidos.


A diferencia de ayer, se nota que hoy toca curro y no hay ni un alma junto al embalse de Ullíbarri-Gamboa.


Lleno los bidones en Landa y sigo el trayecto de vuelta a casa. Tan solo llevo 80km y me siento bastante cansado. La entrada en Bizkaia es un soplo de buenos ánimos para llegar a casa.


Ubide siempre me alegra la vista cuando vuelvo de algún largo viaje. Bizkaia es Bizkaia, está claro.


Tras otros 120km como ayer, termino la etapa. No son muchos kilómetros entre ambos días, solo 240km, pero me encuentro muy cansado. Tirar de BTT con alforjas me está costando más de lo que tenía previsto y creo que me lo voy a tener que trabajar bien. Por si fuera poco, los viajes que tengo planificados serán de mucha más duración y deberé cargar con bastante más peso.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALEMANIA ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...