Falta técnica

Desde marzo no cojo la BTT con las ruedas de taco gordo. La bicicleta de montaña no es lo mío. Aún así, me viene muy bien para aprovechar una mañana y hacer alguna salida corta pero intensa. Con esa intención, salgo rumbo al Pagasarri.



Llego a la barrera con mucha facilidad. Se nota que es la primera salida sin lastre tras la BITABI y se me lanza la bicicleta casi sin quererlo. De hecho, me cuesta mantenerme sentado porque el cuerpo me pide más y enseguida estoy en pie con un desarrollo más fuerte. Me gusta esta sensación de estar en forma y subir sin apenas esfuerzo, y espero que dure.


Tampoco venía al Pagasarri desde finales del mes de abril y me sorprende la puerta nueva que han hecho. Para pasar en bicicleta es una gozada y evita tener que alzarla sobre el pequeño muro lateral.


Las fuertes rampas que tiene la subida me recuerdan dos cosas: que ando fuerte y que mi técnica en BTT es pésima. Si meto velocidad e intento ponerme en pie con desarrollos más fuertes no paro de derrapar y si voy sentado no controlo mucho la dirección y voy pensando en no caerme más que en dar pedales.


No es la primera vez que asciendo al Paga en bicicleta de montaña y seguro que no será la última, así que espero que la próxima vez pueda disfrutar más del entorno sin estar dirigiendo la mirada constantemente al suelo.


La bajada intensificará aún más mi idea de que soy un auténtico pato sobre la BTT. Me tiro por la pista que va a Alonsotegi pasando por la casa rural y que conecta con la subida al embalse de Artiba.


La pista está estupenda. A ratos se transita sobre sendero sobre hierba pero la mayor parte es pista de grava compactada con muy pocos baches. En otras partes, sobre todo al principio del descenso, hay algún tramo de tierra, igualmente en buen estado.


Pero ni por esas, aunque sea un descenso tan fácil voy con mucha prudencia, tal vez demasiada, no lo sé. Y el problema que veo es este mismo, que no lo sé. No tengo elementos de aprendizaje, ni referencias, ni nada. Me vendría bien salir con alguien para poder aprender observando, tal como hice con la bicicleta de carretera.


Pasando la casa rural, se acaba el problema. Aparece el hormigón y esto ya lo domino. Aquí no hace falta ir mirando al suelo y el disfrute es mucho mayor.


La pista hormigonada conecta con Artiba y ya es como ir con bicicleta de carretera pero con ruedas gordas. Ya solo me queda volver a casa y escojo el bidegorri de Olabeaga para hacerlo.


Las fiestas de Bilbao han impedido que pueda hacer deporte durante nueve días por la zona habitual, junto a la ría. Esperaba ansioso que llegara hoy para volver a coger el kayak o para correr por donde siempre, pero me da que va a ir para largo. La ría está muy sucia, con botellas y bolsas flotando por todas partes y, lo que es peor, a su alrededor huele a meados de forma asquerosa.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...