El sur de Luxemburgo

La corta etapa de Malmedy me ha permitido disfrutar de un viaje sosegado de Bélgica a Luxemburgo y todavía me ha quedado mucha tarde para hacer algo. Como la vuelta al Gran Ducado es de 270km, decido quitarle esta tarde los 50km del sur.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


El sur de Luxemburgo Luxemburgo 50 km 550 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)

Es jueves y hay mucho tráfico en la capital. Me cuesta mucho encontrar aparcamiento y me tengo que ir a las afueras, hasta encontrar un centro comercial en el que poder dejar el coche. Eso hace que tenga que cruzar por el centro. Me como todos los semáforos pero puedo ver un poco la ciudad.


Se ven muchos coches de alta gama y el aspecto de la gente transmite una cierta imagen de paraíso fiscal que no se puede aguantar. También me cruzo con varios grupos de turistas de alto standing.


A medida que salgo del centro, la cosa se va normalizando. El tráfico baja mucho y se puede rodar con tranquilidad. Hay pequeños repechos pero todo es mucho más llano de lo que pensaba. Tenía una imagen mental de este pequeño país que se acercaba más a la de un feudo protegido por montañas, algo parecido más a Suiza, y no es para nada así. Se asemeja más a las llanuras belgas con pequeñas lomas de vez en cuando.


Voy siguiendo la carretera de Dudelange pensando siempre que viene un tramo de obras. Los carteles son amarillos y no termino de acostumbrarme.


Ahí aparece el Mont Saint Jean, el primer BIG de los dos que me voy a quitar esta tarde. Se trata de un pequeño montículo en la llanura, algo más parecido a Valladolid que a la imagen que traía en la cabeza.


Tengo el camino de subida que venía en la Web del BIG metido en el GPS pero no aparece por ninguna parte, así que me pongo a buscar una pista de subida. Al de un buen rato de dar vueltas decido tirar directo por un camino que no está asfaltado pero que me permite seguir montado. Solo son unos cuantos metros, así que tampoco me importa demasiado.


Por fin conecto con una pista de subida, con un tramo muy exigente que me obliga a darlo todo. Al igual que muchos de los BIGs belgas, se trata de un muro de pendiente exagerada pero muy cortito. Me recuerda mucho a algunas subidas vascas, de esas metidas por bosque y con mucha pinocha en el hormigón.


El Mont Saint Jean está coronado por una ermita y una torre y, lamentablemente, carece de vistas. Creía que me iba a ofrecer una buena panorámica del sur de Luxemburgo pero me quedo con las ganas.


Desciendo por la pista cementada, clavando bien los frenos, y vuelvo hacia la capital por una carretera con largas rectas y pequeños toboganes.


Luxemburgo es muy diferente a la idea que tenía. Está claro que aquí no voy a encontrar grandes puertos. Tengo que cambiar el chip y pensar en clave cicloturista nada más.


La salida es muy corta pero ya voy aburrido. No me gusta llanear, no me gusta dar pedales porque sí, sin nada que ver que me llame la atención. El verde está bien pero para uno de Bilbao no es nada del otro mundo. El verde con montañas le da mil vueltas a esto.


A poco de llegar a Luxemburgo de vuelta, me adelanta una chica que lleva un pedaleo tremendo. Me lanza un saludo y desaparece en medio minuto.


Callejeo un poco por la zona alta del oeste de la ciudad en busca del alto de Birgerkraiz. A un lado dejo un hospital, a otro unas escuelas, ... La zona parece residencial y se ve muy tranquila, sin ninguna tienda ni nada parecido.


Es algo parecido a subir a Artxanda pero de mucha menos entidad. Solamente son dos kilómetros al 5% por una larga recta que se encuentra en obras en su parte final.


Arriba hay una zona amurallada y una especie de área recreativa donde me imagino que acudirán los luxemburgueses los fines de semana, nada más. 


Llego al coche tras un corto descenso. Tengo que buscar un sitio para dormir y no hay manera. Los seguratas del centro comercial en el que estaba me han echado de allí en cuanto me han visto preparar el maletero, así que he tenido que salir de la ciudad. Pero no es fácil. Todo está urbanizado y hay carteles de propiedad privada por todas partes prohibiendo el aparcamiento.

Me tengo que desplazar casi diez kilómetros para encontrar un sitio despejado. En una urbanización de las afueras decido aparcar el coche cuando una mujer viene a echarme de allí. Me recuerda mucho a la zona germana de Suiza, donde tuve muchos problemas para dormir. En esta zona tampoco hablan francés y eso se nota en la hospitalidad, es insoportable. Por suerte aparece un motero al que le pregunto si hay algún problema por dejar ahí el coche por un día, teniéndole que explicar mis planes para mañana. Es conocido de la vieja porque se pasan un buen rato hablando, debatiendo si me puedo quedar allí o no. Me iría pero no me apetece. Llevo rato buscando un lugar y no hay manera. Al final, parece que la vieja entra en razón y el chico me dice que no habrá  ningún problema siempre que sea solo por esta noche. Tranquilo, en cuanto termine la etapa de mañana me marcho de vuestra puta mierda de país de propiedad privada, no te preocupes. O lo podéis meter por el culo.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALPES ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...