Angliru y petada

Ya estoy metido de lleno en la Vuelta a Gran Bretaña y no me apetece coger la bicicleta para nada. Pero de la última vez va para casi un mes y necesito endurecer las piernas para poder tirar de las alforjas durante 21 días seguidos. Pensando qué hacer y a dónde ir, decido hacer un viaje exprés a Asturias para una etapa dura de unos 6.000 metros de desnivel en poco más de 200km, uniendo los tres colosos de la zona de Lena: Angliru, Gamoniteiro y Cueto Negro.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Angliru y petada Pola de Lena 70 km 2700 m+ IR


(Click en el perfil para ampliarlo)


Salgo de Bilbao a la una de la madrugada y, tras tener que dar la vuelta en Muskiz por culpa de un olvido y parar a dormir algo tres veces, llego a Lena a eso de las seis y media. He quedado con Javier a las siete y me quedo esperando a que llegue dando una cabezada sobre el volante. 


Salimos los dos a las siete y diez, rumbo al Cordal. Teibol se nos unirá más tarde, en la Cobertoria. Ya de salida no voy muy bien que digamos, aunque se lo achaco a que estamos fríos porque acabamos de empezar.


Entre charla y charla, a un ritmo muy tranquilo, coronamos el Cordal. Parece mentira pero es la primera vez que hago esta vertiente de subida, y eso que es la tradicional de la vuelta cuando se dirigen al Angliru.


Hay nubes bajas pero parece que la sierra del Áramo está bastante despejada. No pasa absolutamente nadie por esta carretera y descendemos tranquilamente hacia Riosa.


En Riosa damos comienzo a la subida al Angliru. Hace ya tiempo de la última vez que subí en bicicleta y últimamente no encaro subidas de esta dificultad, así que no las tengo todas conmigo.


La primera parte es como cualquier otro puerto y no supone ningún problema. Llegamos a Via Pará con un sol radiante y con el día totalmente despejado como para disfrutar de unas estupendas vistas.


La última vez que subí al Angliru lo hice con un 34x28 y sufrí una barbaridad. Hoy lo afronto con mi flamante 34x34 y no creo que pene demasiado.


Pero enseguida noto que hoy no carburo bien y me cuesta mucho seguir el ritmo de Javier. Tengo desarrollo pero no tengo fuerzas. Las piernas me duelen una barbaridad.


Mis perspectivas no son muy buenas y no creo que pueda hacer la subida completa sin echar pie a tierra porque voy demasiado despacio, aunque consigo superar La Cueña sin bajarme y eso me da mucha moral.


Sufriendo mucho más de lo que debería con un desarrollo tan suave, consigo llegar arriba sin tocar suelo. A pesar de que se me ha hecho muy duro, he conseguido disfrutar mucho de la subida. Por desgracia, las nubes están levantando y se nos cubre la zona alta, por lo que nos damos la vuelta en el mirador sin llegar hasta la explanada.


Ya en Via Pará, rellenamos los bidones en la fuente del área recreativa. Con la de veces que he estado aquí y no recordaba que hubiera una fuente. Y eso que he tenido que coger agua aquí en más de una ocasión.


Seguimos con la ruta y encaramos la subida al Cordal por esta vertiente de Riosa. La idea es subir a La Cobertoria por la vía del Cuchu Puercu, que no la conozco.


No voy bien, esto no marcha. Me duelen mucho las piernas. Las rampas del Angliru me las han dejado vacías y estoy sufriendo más en el Cordal que en El Aviru.


No veía el momento de llegar a la cima del Cordal. Paramos unos minutos junto al poste esperando que las piernas se recuperen. La velocidad media que llevamos es de risa, a pesar del desnivel que llevamos en solo cuarenta kilómetros.


De la cima del Cordal sale la pista asfaltada que va al Cuchu Puercu y que es desconocida para mi. El comienzo es casi llano y me sirve para ir oxigenando las piernas.


Pero enseguida aparecen tres o cuatro rampas duras que me vuelven a poner en mi sitio. Empiezo a pensar que no voy a poder con la etapa que tenía prevista ni de coña.


Superamos el Cuchu Puercu y el objetivo del Gamoniteiro me parece inalcanzable. En unos metros nos tendremos que encontrar con Teibol y a ver cómo les digo yo que no puedo con mi alma.


Llegamos a la carretera de La Cobertoria y no hay rastro de Teibol, así que decidimos coronar el puerto y esperar a que él llegue en el desvío del Gamoniteiro que es donde habíamos quedado.


Este par de kilómetros de subida me vuelven a poner en mi sitio, con una falta de fuerzas tal que me cuesta dar pedales e ir avanzando en pos del alto. Coronamos con mucha penuria. Hacía tiempo que no petaba de esta manera.


Al de un rato llega Teibol y la ruta original se cancela. Parece que hay quorum pero no me queda otra que pedirles disculpas a mis dos compañeros de hoy por arruinarles la salida. Espero poder recompensarles en un futuro próximo.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. A mi me vino fenomenal la suspensión de la ruta, que con la sudada que me pillé por culpa del catarro subiendo la Cobertoria no me quedaba un pijo de fuerza, jajaja.

    A ver si podemos coincidir mas adelante, jeje, y mucha suerte por las islas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya estoy en casa. Las islas ni las he pisado. Dos días de lluvia intensa me han hecho ver que aquello podía ser una mala idea tal y como lo tenía planeado. Ya volveré de otra manera, jejeje

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...