El Parque Natural Regional de Haut-Languedoc

Primera ruta de una buena serie de etapas por el sudeste francés con los BIGs como objetivos. Salgo el viernes de Bilbao para poder descansar en Bèziers, punto de la primera salida. La zona ya la conozco de ir y volver varias veces de Alpes pero nunca he pedaleado por ahí. Hay buenas previsiones meteorológicas para la costa pero no tanto para el interior en este primer día. Para no meter demasiadas horas de coche, me arriesgo un poco parando tan pronto.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


PNR de Haut-Languedoc Bèziers 150 km 2000 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Duermo con el castillo de Libouriac a la vista. Bèziers es referente del país de los cátaros y su castillo uno de los grandes atractivos de la región. 


La primera noche de maletero nunca suele ser muy buena. El cansancio del viaje es diferente al del ejercicio físico y me cuesta mucho coger sueño. Tengo diseñada una etapa larga y madrugo mucho para desayunar con fuerza.


El amanecer deja una estampa preciosa. Aquí amanece mucho antes que en Bilbao y eso me deja con bastante sueño. Al salir del coche soy consciente de cuál va a ser mi gran enemigo en la región: el fortísimo viento.


Arranco la ruta hacia el norte, con el vendaval de cara mientras remonto el río Libron rumbo a las montañas. Las viñas destacan en estas llanuras al sur de las últimas estribaciones del Macizo Central.


Cuesta coger un buen ritmo con el viento de cara. No estoy acostumbrado a rodar por el llano y es algo que me molesta demasiado.


Pero una hora de pedaleo pasa rápidamente cuando te metes en un stage de tantos días. Menos mal que, a la altura de Laurens, llega la montaña.


Una corta y suave ascensión, tan sólo endurecida por las tremendas ráfagas de aire, me lleva a una pista que se inicia justo a la salida de un túnel y que lleva hasta el Pic de Tantajo.


Apenas son dos o tres kilómetros hasta llegar a unas antenas. Las rampas no son muy duras y me permiten ir cogiendo el pulso de las subidas que me esperan.


Arriba corre el viento desbocado y destaca un precioso arcoiris que hay entre esta posición y los Monts de l´Espinouse, a donde me dirijo.


Las vistas son extensas desde esta posición y me preocupa la cortina de agua que se encuentra en mi camino. Empiezo a pensar que, tal y como estaban las previsiones, debería haber seguido el viaje en coche hasta la segunda etapa, dejando esta para el viaje de vuelta.


La bajada del Pic de Tantajo me lleva a una pista asfaltada que discurre paralela a la general. Llega un momento en que me la encuentro cortada y no veo cómo entrar en la carretera, llegando a desesperarme bastante.


Rampa para arriba, rampa para abajo, ..., no hay forma de salir de ahí hasta que me encuentro con un tipo que, en perfecto español, me dice que tengo que pasar andando por unas piedras porque ha habido un pequeño desprendimiento que interrumpe el paso.


Apenas son diez metros andando para librar el corte y enlazo bien con la carretera. El arcoiris es enorme y agradezco la presencia de árboles a ambos lados de la carretera para ir un poco protegido del fuerte viento que sigue azuzando sin parar.


En Le Pujols sur Orb empieza la subida al col de l´Espinouse, el segundo objetivo del día. Accedo a una carretera secundaria para subir, a lo largo de más de veinte kilómetros, a una cota de más de mil metros de desnivel acumulado.


El sol me estaba acompañando pero se nubla y la jornada se estropea bastante. Lo mejor es que el viento es mucho menor al abrigo de las montañas.


Y se pone a llover. Llego al col de Madale bajo un fuerte aguacero. Afortunadamente, hay una especie de cabaña en el cruce y me meto dentro hasta que se calme la cosa, aprovechando para comer algo por primera vez. Llevo más de cincuenta kilómetros y es un buen momento para hacerlo.


La cosa no se calma y no me puedo quedar ahí metido todo el día, así que empiezo a darle a la cabeza para buscar soluciones. El GPS lo tengo bien provisto de mapas y, como esta etapa me pilla de camino también a la vuelta, decido llegar hasta el col de l´Espinouse y dejar el Pic de Nore para el viaje de regreso. He venido al sur de Francia en busca del sol y esto no me apetece lo más mínimo.


No puedo ni sacar la cámara en mi subida al col de l´Espinouse. El entorno parece muy chulo pero no lo puedo disfrutar como se merece. Tal y como improviso en la cabaña del col de Madale, llego al col de Fontfroide con intención de volverme a Bèziers descendiendo por él.


Magnífico descenso hacia Olargues que me aleja de las nubes, volviendo a disfrutar del sol y de la buena temperatura. Ahora llevo el aire favorable y no me molesta nada.


Paso bajo un puente tipo Eiffel, camino de un paso sobre el Orb que me enfila hacia Bèziers siguiendo su curso.


El tramo de las Gorges de l´Orb es un disfrute para el cicloturismo. Verdes praderas, montañas rocosas, un precioso desfiladero, el río sonando, ...


Todas las fotos que no he podido hacer por arriba las estoy haciendo por aquí abajo. El recorte de kilómetros de la etapa va a posibilitar que llegue antes al coche y esto me permite tomármelo con más calma.


Paso la centena de kilómetros con muy buenas sensaciones. La primera etapa tras un largo viaje me suele costar bastante aunque ahora intento dormir en el sitio y eso me viene bien.


Por aquí no pasa ni un solo coche y tengo la carretera para mí solo. Lo que iba a ser una jornada apurada en el tiempo ha pasado a ser un día mucho más tranquilo. Hasta había montado las luces por si acaso tenía algún inconveniente y me va a quedar tiempo para hacer turismo por la tarde.


Dejo atrás la bonita localidad de Roquebrun y un pequeño altillo rompe el ritmo de pedalada tan alto que llevo por culpa del aire favorable. Apenas será un kilómetro que sirve para disfrutar del trazado del río desde una perspectiva un poco más alta.


Se van sucediendo pequeñas poblaciones a orillas del río. Cessenon sur Orb es la siguiente y paso por su calle central.


Así hasta llegar a Bèziers, tras un buen rodaje por estas tranquilas carreteras. El molesto aire de cara inicial es una delicia cuando la etapa gira camino de vuelta. Dado el diseño de las etapas, saliendo más cerca de la costa y yendo hacia las montañas con el aire de cara de salida, creo que tendré unos finales tranquilos.


150km no están del todo mal pero había madrugado para hacer bastante más, lo que me deja toda una tarde de descanso, algo que voy a aprovechar. Hace demasiado viento como para disfrutar de un paseo, así que prefiero desplazarme pronto a Montpellier, punto de salida de la segunda jornada.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALPES ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...