Acantilados de Moher

Después de los más de 100km del sector matinal y de casi 200km de traslado hasta Kilshanny, la tarde se presenta con una pequeña ruta circular para subir a los acantilados de Moher, famosos por su presencia en películas como La princesa prometida o Harry Potter y el misterio del príncipe mestizo. Cliffs of Moher es un BIG muy aislado de todo, de muy poco nivel, pero con una fama turística que lo hace muy interesante.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Acantilados de Moher Kilshanny 30 km 400 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Kilshanny es la localidad que más de paso me pilla en mi traslado al norte de Irlanda y que me deja a tiro de una circular de poco más de una hora. No puedo invertir todo un día en esta zona y por eso lo planifico de esta manera.


Dejo el coche en el rellano de un restaurante medio abandonado y me meto por unos caminos estrechos que me recuerdan a las pistas asfaltadas que hay por el Cantábrico, sobre todo a las de Noja, Ajo, Santoña, ...


Tras varios toboganes y muchísimos casoplones, llego al mar a la altura de Liscannor. Conecto con la carretera principal y el tráfico de autocaravanas es elevado.


Se ha levantado mucho viento y me es difícil avanzar con él en contra. Tampoco lo tienen fácil los jugadores del campo de golf.


Llego a Liscannor con la curiosidad a tope, aunque con bastantes ganas de girar para tener el aire favorable. Los carteles que indican el camino hacia los Cliffs of Moher se van sucediendo cada poco.


La carretera va picando para arriba desde Liscannor, aunque no se puede decir que esta subida sea un puerto. Los siete kilómetros de subida no superan nunca el 5%.


Llego a los famosos acantilados de Moher y entro por el aparcamiento de autobuses hasta el centro de interpretación. Me temo que voy a tener que subir andando por las escaleras pero veo que hay un camino para acceder a la parte alta que está perfectamente asfaltado o cementado, lo que me permite seguir montado hasta la parte del mirador, petada de gente


Es difícil coger muro para sacar una buena fotografía de los famosos acantilados y mientras espero turno, me dan ganas de soltar aquello de Hola. Me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.


El viento es tremendo y cuesta mantener la cámara quieta. Es un sitio bonito para hacer trailrunning por las pistas preparadas para el senderismo pero no puedo moverme demasiado con la bicicleta.


Después de un buen rato, dejo los acantilados e inicio el camino de vuelta hasta Kilshanny. Todavía me espera otro largo viaje en el día de hoy y no me quiero entretener demasiado.


Giro de casi 180º y el viento me hace llegar al coche sin dar pedales, incluso frenando para no estamparme en cada curva. ¡Vaya pasada!


El traslado hasta el norte de la isla es de casi 300km y se me hace tan pesado que voy parando cuando veo cosas interesantes. No he visto tantos castillos como esperaba pero alguno que otro ya hay por esta zona.


Entre sector y sector, con tanto desplazamiento, llego a Ardara de noche. Me preocupa el vendaval que hace al bajar del coche para pasar la bicicleta a los asientos delanteros. Espero que mañana no sea igual.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...