El final de Los Filabres

Aparcar el coche detrás del campo de fútbol de Tabernas ha sido todo un acierto. A pesar de que ha hecho mucho viento toda la noche, apenas me ha molestado. El problema es que amanece y sigue soplando y no tiene buena pinta. Me veo sin posibilidad de hacer nada.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


El final de Los Filabres Tabernas 88 km 1550 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Mi prioridad es encontrar wifi para saber qué previsiones hay. Me tengo que mover hasta un restaurante de las afueras y veo que puedo tener una horquilla sin viento huracanado. Me cambio y salgo rumbo al Collado García.


Toda la aproximación a la base del puerto la hago con aire favorable aunque, en cuanto me adentro en la sierra de Los Filabres, el viento cesa bastante y no puedo aprovecharlo del todo.


La subida al Collado García es de más de veinte kilómetros si la contemplamos desde Tabernas pero solamente de diez desde el cruce de Senés, donde los números empiezan a moverse entre un 4-6%. Hasta entonces, aunque no se deja de subir en ningún momento, nunca se sobrepasa una media del 2% por kilómetro.


La pendiente máxima se mantiene en un modesto 7% justo cuando aparece un carril para vehículos lentos que llega hasta la cima. Son media docena de kilómetros constantes a un 6% de media con el aire pegando algo favorable, lo que ayuda notablemente en una subida con una carretera tan amplia.


El paisaje de Campo de Tabernas es desolador. El sobrenombre de 'desierto' le viene al pelo. Lo mismo ocurre con la carretera, con ausencia total de tráfico.


Corono el Collado García y me tiro para la vertiente norte. Voy a coger el desvío de Tahal, así que no van a llegar a cuatro kilómetros de rápida bajada.


Me desvío a la derecha rumbo a Tahal y Alcudia de Monteagud. Si antes no he visto a nadie, ahora es mucho menos probable. Por aquí no hay un alma.


Van a ser quince kilómetros de descenso hasta Cóbdar pero con algún que otro repechito entre estos pequeños pueblos. Hace rato que está nublado y, aunque no hay lluvia prevista, cada vez se está poniendo más feo.


A la salida de Alcudia de Monteagud cojo a la izquierda el camino de bajada hacia Chercos. En este punto se cumplen los treinta kilómetros de ruta.


El valle cerrado por el que bajo es muy chulo, con un corte profundo por el que no dejo de mirar. Son cuatro kilómetros en los que hago otras tantas paradas.


En el cruce de Chercos, junto a la cantera de mármol del Peñón de Cóbdar, tiro para la localidad del mismo nombre, situada en la base de la montaña..


Es un tramo muy curioso hasta llegar a la imagen más bonita de todos estos días. Cóbdar luce espectacular con su imponente montaña mordida por detrás.


En Códbar inicio la subida al puerto de la Virgen. Apenas es un kilómetro hasta empalmar con la carretera que viene de Albánchez.


Tras empalmar con la carretera de Albánchez, van a ser casi diez kilómetros tendidos donde la pendiente no pasa nunca de un 5-6%. Hay unas vistas muy guapas en todo momento, lo que convierte a este puerto en uno de los más chulos de Almería, si no el que más, aunque sea más suave que los grandes colosos.


En esta primera parte de la subida no puedo dejar de mirar hacia Góbdar. Cada nuevo ángulo me ofrece una perspectiva diferente de la silueta del Peñón de Góbdar.


Los quitamiedos de piedra ayudan más todavía para que el puerto resulte muy vistoso. El puerto de La Virgen es uno de esos puertos que se disfrutan de verdad.


Hace rato que me voy fijando en la formación de nubes y se ha formado un pitote guapo hacia el norte. Yo voy hacia el sur, escapando de ellas y no creo que me pillen.


Hay un momento, a la altura del Cerro Virado, en que se produce un cambio de ladera y dejo de tener la visión del valle del Peñón de Góbdar para ver las últimas estribaciones de la sierra de Los Filabres y la llanura del valle del Almanzora.


Los últimos dos kilómetros son casi llanos, con una pendiente irrisoria. Pensaba que esos nubarrones no me iban a afectar pero ya no lo tengo tan claro porque ya los tengo encima.


Por si acaso, me meto un poco de prisa en este tramo final del puerto. Da para meter plato grande y me pongo un ritmo majo para salir de ahí cuanto antes.


Pero no puedo evitar parar un par de veces más para contemplar el paisaje. Este puerto lo hice de noche hace más de seis años y ahora me está pareciendo el más chulo de todos.


Corono el puerto de La Virgen y enfilo la bajada hacia Uleila del Campo. He estado al margen del viento durante treinta kilómetros pero volver a la vertiente sur de Los Filabres me devuelve a la cruda realidad. Cuando salga de la protección de las montañas me va a tocar sufrir un rato.


El descenso me depara una pequeña sorpresa en forma de pinchazo. Llevo una racha curiosa en los últimos tiempos y eso que llevo neumático nuevo.


Me siento en la carretera para hacer el arreglo porque no pasa un coche de casualidad. A cambio, un pelotón de unos diez ciclistas me saluda mientras asciende por esta vertiente. Por el acento de los saludos, parece que son ingleses.


La reparación me lleva un buen rato porque no acierto con la bomba de mano. Se escapa más aire del que acaba dentro de la cámara. Me vuelvo a poner en marcha hasta llegar a Uleila del Campo.


Ya solo quedan 25km para regresar a Tabernas. El problema es que van a ser con aire en contra. Al principio lateral pero luego, ¡ay luego!


Las nubes se han quedado pegadas a la montaña y ya no son ninguna preocupación. Tengo un terreno favorable pero no se nota porque el viento sopla tan fuerte que no consigo pasar de 20km/h.


Empalmo con la N340A y giro hacia Tabernas situándome de cara al vendaval. Me quedan ocho kilómetros en los que no consigo pasar de 15km/h. de manera constante. Este valle es un túnel del viento.


Llego al aparcamiento donde he dejado el coche bastante satisfecho por la ruta de hoy pero encabronado por los últimos kilómetros. Es muy desagradable luchar contra un rival invisible. Me podría quedar un par de días más pero las previsiones de viento van a más y es algo que no soporto porque no puedo ni pasear cuando termino las etapas. Me toña mucho tener que estar metido todo el día en el maletero. He mirado para volver por Murcia o por la Comunidad Valenciana pero va a ser parecido, así que me vuelvo para casa. Allí dan lluvia pero, por lo menos, tengo casa.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. No sabía que estabas por ahí. Llevo tiempo sin entrar al blog. Yo estuve el sábado 13 en Castellón con mucha gente de Altimetrías. Pásate por mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues iba con idea de aprovechar el calorcito toda la semana. El último día estuve entre volverme para casa o hacer un par de días más por el Levante. Pero daban mucho viento por todas partes.

      Eliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

SIN OBJETIVOS ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...