Los Vosgos

Por fin llega el día central de todo el viaje. La mayor parte de subidas se encuentran en el Parque Natural Regional des Ballons des Vosgues y decido tomar la localidad de Le Thillot como punto de partida. La temperatura ha ido a más cada día y hoy es muy agradable desde primera hora de la mañana aunque no me atreva a salir de corto del todo.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Los Vosgos Le Thillot 165 km 3550 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Por estos lares amanece muy temprano y salgo a las 07:30 después de un buen desayuno. Luce el sol pero no agobia. Ya de salida, la carretera va picando para arriba hasta llegar al modesto col de Ménil, una pequeña cota que no estaba en la lista de objetivos.


Sigo este rumbo norte y desciendo hacia Cornimont. Desde aquí se empieza a subir otra vez pero con mucha suavidad hasta llegar a La Bresse, donde dará comienzo la subida al primer BIG del día.


En La Bresse tiene lugar el inicio del col de Grosse Pierre. La subida no llega a seis kilómetros a poco más del 5%.


Empiezo a subir con unos veinte kilómetros recorridos y, como la pendiente no entraña ninguna dificultad y prácticamente acabo de empezar, a muy buen ritmo. Hay poco tráfico y puedo disfrutar de un puerto que parece muy poca cosa.


La Bresse queda abajo y voy empezando a divisar las montañas por las que me voy a mover en esta jornada. No parece que haya mucha densidad de picos ni que tampoco tengan demasiada altitud.


La subida es muy constante, siempre en torno a un 5-6%. Toda ella transcurre en una misma dirección hasta llegar a una herradura muy ancha que te deja en la recta final.


Corono el col de Grosse Pierre esperando que el tema mejore. Tan solo 300m. de desnivel son poca cosa, algo que tengo a patadas sin salir de casa.


El descenso se interrumpe con una corta tachuela denominada como col du Haut de la Côte que, aunque tenga cartel de puerto como tantos y tantos en Francia, resulta irrelevante.


Tras esa pequeña interrupción, sigo bajando hasta llegar a Gérardmer. Se trata de una localidad muy desparramada alrededor del lago del mismo nombre.


Atravieso Gérardmer y llego hasta Xonrupt-Longemer para iniciar desde ahí la subida a La Schlucht, una estación de esquí de múltiples vertientes que se encuentra por encima de los mil metros de altitud.


Son una docena de kilómetros de los que solamente la parte central tiene algo de entidad. Tanto el inicio como el final son muy suaves. Encima la carretera va tan encerrada entre altos abetos que no hay vistas salvo en un pequeño mirador en la mitad del puerto.


Justo cuando llego al mirador, hay un ciclista que sale. Tiro la foto del valle y le doy caza manteniendo una breve conversación con él. Le cuento el recorrido que llevo y me quedo muy preocupado porque me dice que la carretera del Grand Ballon está cortada por la nieve. Llevo unos días moviéndome por altitudes similares y la nieve no ha sido un problema.


Llegamos a un desvío y el francés se vuelve para La Bresse mientras yo tiro para la cima del puerto bregando pendientes que andan por debajo del 3%. Me informé del estado de las carreteras antes de salir de casa, pero el tipo ya me ha dejado con la mosca en la oreja


Llego a La Schlucht y, como suele suceder fuera de la temporada de nieve, el ambiente que se respira es de abandono total. Me paro para comer una barrita y para abajo, hacia Munster.


La Schlucht es límite entre el departamento de Los Vosgos, en la región de Lorena, y el departamento de Alto Rin, en la región de Alsacia, ... y se nota la transición. El paisaje cambia completamente y aparecen unos valles verdes muy chulos con unas construcciones más 'germanas'. De hecho, también se habla alemán en toda esta zona ya que, tanto Alsacia como Lorena, históricamente han estado a caballo de Francia y Alemania.


El descenso fuerte termina en Soultzeren, llegando ya a los sesenta kilómetros de la etapa. Cruzo esta localidad y sigo bajando, aunque de forma más suave, hasta llegar a Munster.


A la salida de Munster, cruzo el río La Fecht en la localidad de Luttenbach après Munster. Aquí empieza la subida a esta vertiente norte del Petit Ballon. Me llevo una alegría al ver que hay cartel típico de los puertos que se pasan en el Tour de Francia. Por lo que pone, lo subieron en 2014 y espero que haya carteles en cada kilómetro porque se hace mucho más entretenido.


Efectivamente, hay cartel en cada kilómetro y eso resulta muy entretenido. La subida es intensa, con nueve kilómetros y medio a un 8% de media, siendo el principio lo más duro.


En toda la primera mitad, apenas hay descansos y se alcanza la doble cifra en muchas ocasiones. La pena vuelve a ser que no hay vistas porque se va rodeado de árboles en todo momento.


El único respiro de este puerto lo ofrece a falta de menos de cuatro kilómetros. La subida se suaviza a un 5% y, en la parte final, aparecen las deseadas vistas.


Acabo de adelantar a un ciclista. El pobre va sufriendo debido a su enorme sobrepeso. Le iba a preguntar si conoce el estado de la carretera del Grand Ballon pero dudo que pueda hablar y me limito a saludarle.


Al de poco, el tío me adelanta sonriendo y me grita 'Je drogué'. Me sorprendo pero, al ver la bici, veo que lleva una batería eléctrica en el cuadro y lo entiendo todo. 


Me encuentro en los dos últimos kilómetros cuando aparecen las pintadas en el suelo y las vistas se abren completamente. Por primera vez en este viaje estoy teniendo la impresión de estar en un puerto interesante.


Entro en el último kilómetro mirando hacia atrás, para ver lo que queda detrás y, tras una curva a izquierdas, hay una larga recta que me deja en el Petit Ballon.


Corono en el km.75 y decido disfrutar un rato de las vistas sentado sobre la hierba, momento que aprovecho para comer algo. Por mucho que miro alrededor, solo se aprecia un poco de nieve en las cumbres más altas y solo se me ocurre que haya alguna pista con nieve artificial o algo parecido para que el Grand Ballon esté cerrado. No hay muchas opciones en esta ruta circular, así que tengo decidido desde el principio que me la voy a jugar. Si está cerrado, ya me buscaré la vida.


El descenso hacia el sur, aunque haga sol y buena temperatura, me obliga a abrigarme bien y me tengo que parar en dos ocasiones porque me destemplo mucho. Parado y al sol recobro enseguida el tono.


Desemboco en Sondernach pensando que ahora viene la subida al Grand Ballon pero me encuentro con un cartel que indica que la subida es al col du Platzerwasel.


También se indica que la Route des Crêtes está cerrada y eso me preocupa. No sé si eso formará parte o no del Grand Ballon. Aún así, espero que el cierre sea solo para los coches y que haya sitio para una bicicleta. Me entran muchas dudas pero decido continuar con el plan inicial.


Me quedan nueve kilómetros para coronar el col du Platzerwasel. El primer kilómetro se mantiene al 5% pero luego se tensa para andar en torno a un 8-9% hasta el final.


No pasa ni un solo coche y me temo lo peor. La preocupación hace que se me olvide la dureza del puerto, con varios momentos de doble cifra que acentúan la dureza de la subida.


A falta de un kilómetro, me encuentro con una señal indicando que la carretera está cortada. Me espero no poder pasar más allá del puerto y sigo hasta comprobar que la carretera sigue aún más allá.


Apenas desciendo unos metros y se empieza a subir más, rodeado de pistas de esquí sin nieve alguna. Solo hay restos en alguna cuneta sombría y tampoco es que tenga que subir mucho más.


Sigo subiendo suavemente hasta ganar cien metros más de altitud en Breitfirst, en un alto boscoso con algo más de nieve en las cunetas pero con la carretera completamente limpia.


Desde aquí me quedan diez kilómetros para coronar el Grand Ballon, con dos kilómetros de bajada, cuatro completamente llanos y cuatro más de subida, aunque solamente el último con una pendiente notable.


Me encuentro un par de grandes neveros pero todo lo demás aparece muy limpio. No sé a cuento de qué estaba la señal indicando que la carretera se encontraba cerrada. Llegando a Le Markstein, me adelantan dos ciclistas a toda leche que visten de riguroso corto a pesar de que hace un poco de fresco en esta altitud.


Se empieza a subir de nuevo con números muy bajos, en torno siempre al 3%. Hay una valla cerrando la carretera pero se puede pasar y lo hago junto con otro ciclista que ha llegado por otro lado.


A falta de un par de kilómetros para coronar el Grand Ballon, me encuentro con la máquina quitanieves limpiando lo poco que queda en las cunetas y comprendo la razón del cierre de este tramo. Menos mal que se puede pasar en bicicleta.


Hace rato que tengo la bola del Grand Ballon a la vista, como punto de referencia. Solo queda apretar un poco en el kilómetro final que se encuentra siempre por encima del 7%.


Corono a la altura de otra valla similar a la que me he saltado hace unos kilómetros y que corta el paso a los vehículos a motor. Llegan varios ciclistas por la otra vertiente y soy consciente de que me he equivocado con el sentido de la marcha porque la vertiente más interesante de este puerto parece que es la que voy a bajar.


Inicio la bajada del Grand Ballon y me detengo un par de veces para tomar algunas fotografías. Sorprende la gran llanura que hay entre estas montañas y las primeras estribaciones de los Alpes.


Llego a un cruce de caminos donde convergen las diferentes vertientes que vienen del sur y tomo la dirección de Moosch. Son veinte kilómetros rapidísimos en los que hay bastante tráfico cuando llego a la N66.


En Moosch toca la última parada del día para comer algo. Llevo 125km y solamente me queda una última subida. Encuentro unos baños públicos para coger agua frente a la iglesia del pueblo y me quedo a la sombra porque hace mucho calor en la base del valle. El termómetro del V800 ya marca los 25ºC.


Llaneo un poco por un carril bici hasta llegar a Urbès. donde se inicia la subida al col de Bussang, paso previo para acceder al Petit Drumond. Van a ser once kilómetros con dos partes muy diferentes.


La primera parte del puerto es el propio de carretera, con seis kilómetros que van de más a menos, desde el 6% inicial al 4% del último kilómetro. Hay carril para vehículos lentos pero no pasan más de dos o tres coches en toda la subida.


Una vez coronado el col de Bussang, la cosa cambia completamente. Abandono la carretera al desviarme por una pista que sale de la misma cima del puerto, metida entre árboles, camino del albergue que da nombre a la subida.


Son cuatro kilómetros y medio con constantes rampas de doble cifra que contrastan con todo lo que me he encontrado hasta ahora por estas tierras. En estas rampas empieza a patinarme la cadena. Tengo el plato pequeño muy gastado y salta cuando hay que apretar fuerte. Menos mal que se trata del último puerto de hoy y que tengo repuestos en el coche.


Ya voy algo cansado pero no me cuesta demasiado superar un kilómetro íntegro al 10%, otro al 9% y uno al 8% para terminar. Lo peor es que voy encerrado entre troncos y no se ve nada. No puedo ponerme en pie sobre la bici porque me saltan los dientes del plato, así que la parte final la hago siempre sentado y con una pedalada suave y muy redonda.


Llego al Petit Drumond pero tampoco hay mucho que ver, tan solo una cabaña bastante estropeada y una especie de tumba en homenaje a los caídos en la IIWW.


El descenso del col de Bussang me deja en Saint Maurice, con el desvío que va al Ballon d'Alsace a la izquierda. Mi primera idea era haber hecho una circular algo mayor con el Ballon d'Alsace y el Ballon de Servance, yéndome algo por encima de los 200km pero, como viene nieve y temperaturas de 0ºC para el fin de semana, no me merece la pena trasladarme hasta la Selva Negra para solo un día y he decidido dejar una minietapa para mañana como último día del viaje.


Los siete kilómetros que me quedan para llegar a Le Thillot son descendentes y los hago rápidamente. Además, me apetece aprovechar un poco la tarde para cenar bien, cambiar la cadena de la bici y ver una peli.


Me da pena tener que dejar la Selva Negra pero las previsiones son cada vez peores y el día parece que se empieza a estropear un poco. Espero que mañana me respete el tiempo y que pueda hacer la minietapa que he dejado.

Safe Creative #1007090003507

0 comentarios :

Publicar un comentario

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALEMANIA ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...