La divisoria de los Alpes uraneses

Hoy tenía planeada una etapa sin moverme del sitio, con tres subidas que salen de Innertkirchen pero, al haberme quitado ayer el Grosse Scheidegg, solo me quedan otras dos en la planificación: Engstlenalp y Sustenpass. Estoy en plenos Alpes uraneses, uno de los cuatro macizos montañosos en los que se dividen los Alpes suizos y, precisamente, la carretera del Sustenpass es la que parte el macizo en dos mitades: el Titlis en el norte y el Dammastock en el sur. También nace en Innertkirchen, yendo hacia el sur, la vertiente norte del Nufenenpass, pero esa cima ya la tengo de la primera vez que vine a los Alpes, allá por 2009.

XTREM CAT 1 CAT 2 CAT 3 CAT 4


Divisoria de Alpes uraneses Innertkirchen 84 km 2650 m+ IR

(Click en el perfil para ampliarlo)


Tenía pensado hacer primero el Sustenpass pero salgo tan pronto que la carretera está muy sombría y las fotos no quedan chulas, por lo que tomo el desvío del Engstlenalp para hacerlo antes porque, antes de venir, Gorgonio me dijo que el Sustenpass era el puerto más chulo que había subido nunca. Si es tan chulo como dice, prefiero hacerlo con el sol cascando antes que con el valle en penumbra.


Ya llevaba cuatro kilómetros al tomar el desvío y vienen otros cuatro más por una carretera estrecha que va encajonada. Hay varias rampas de doble cifra con un kilómetro entero al 11% que no me cuesta mucho porque acabo de empezar y voy fresco.


El sol trata de colarse pero resulta imposible con montañas de tanta altura rodeándolo todo. Hay muy buenas previsiones meteorológicas pero la mañana es muy fresca en este valle.


Llevo ocho kilómetros hechos cuando me encuentro con otra barrera y una caseta de peaje para los coches. Paso por un hueco libre y sigo avanzando por el valle sombrío. En este lugar hace un frío del copón y veo 7ºC en el reloj.


Por la orientación que tiene este valle, parece que el sol no entra nunca. Hace un frío que no me esperaba y, al ir de corto, empiezo a tiritar.


Alcanzo la altura de un restaurante y el frío es insoportable. Coincido con un grupo de vacas sueltas que han puesto la carretera perdida de mierda y tengo que ir despacio por el llano para esquivarla.


Tras varios kilómetros casi llanos remontando el arroyo Gentalwasser, el fondo del valle se abre un poco. Me quedan cinco kilómetros al 10% para remontar la pared sobre la que se encuentra el lago Engstlensee.


Por si no fuera suficiente con cinco kilómetros seguidos al 10%, el sol empieza a calentar, lo que es una bendición. Voy ganando altitud y se puede observar bien el cortado del que he salido al fondo del valle.


La carretera finaliza en una explanada en la que hay varios coches aparcados, junto a un par de casetas de información. Salen varios montañeros en lo que parece ser un punto de partida de varias rutas de senderismo. Al mirar el mapa en el GPS, veo que hay un lago poco más arriba, siguiendo la pista de gravilla. Como solo son doscientos metros, me acerco andando para ver si tengo premio.


El premio no es cuantioso. Tan solo se me ofrece la vista de un pequeño lago, rodeado de las montañas que ya estaba viendo desde el aparcamiento. Para ser una subida de 1.200m de desnivel, tampoco es mucho.


El descenso me ofrece mejores vistas. La mañana va avanzando y la luz gana terreno para mostrarme lo que no podía ver a primera hora. La temperatura ha subido mucho y no paso frío al pasar por donde hace un rato iba tiritando.


Empalmo con la carretera del Sustenpass y empiezo a subir con mucha tranquilidad. Es un puerto de 28km y, aunque ya tengo hechos los cuatro primeros, me va a llevar un buen rato alcanzar la cima.


Empiezo a subir con calma pero sin ella. Intento ir tranquilo pero es imposible porque no dejan de pasar moteros, con lo que eso supone de contaminación acústica. Cuando pasa uno solo lo llevo bien pero cuando es un grupo grande es insoportable.


Hay varios túneles y en ellos me revienta la cabeza. No llevo nada bien lo de compartir carretera con moteros, lo reconozco. La mayoría suelen ser muy respetuosos pero muchos te pasan cerca tumbando la moto en las curvas. Es algo que intuyes que va a pasar cuando vienen de frente al ver el tipo de moto que llevan. Si parecen seguidores de Motörhead puedes estar tranquilo pero como la moto parezca de MotoGP, date por jodido.


Salvo alguna rampa muy puntual, la pendiente es muy llevadera en esta primera mitad. Hasta llegar a Gadmen, apenas hay dureza y los kilómetros van cayendo.


En la segunda mitad, el Sustenpass va cogiendo entidad poco a poco. Los kilómetros empiezan a pasar factura y la pendiente ya no baja del 6%. Estos puertos tan largos no los llevo demasiado bien.


El avance por el valle deja de ser tan lineal y aparecen varias curvas de herradura para superar estas montañas de tres mil metros. Sigue habiendo muchísimos moteros y empieza a haber bastante tráfico de coches.


Se pasan varios túneles en la roca, con un parón bastante grande por un semáforo que da paso alterno en uno de ellos, por unas obras que, al ser sábado, no tiene operarios. La vista hacia atrás una vez superado este tramo es muy guapa.


Hay un par de kilómetros más suaves antes de afrontar los cuatro finales. Al llegar a Steingletscher hay una curva de herradura que me hace girar 180º. Llevaba aire favorable y esto me sitúa con la brisa de cara, endureciendo bastante la recta que sigue.


Se me está haciendo larga la subida. Alcanzo los dos mil metros de altitud y me paro a comer algo porque me noto cansado, aprovechando que hay unas vistas estupendas de lo que llevo ascendido por el valle Gadmental.


Ya se ve dónde se corona y me da bajón saberlo porque voy algo cascado. Por suerte, el paisaje es espectacular, con una cascada en primer término y con el glaciar Steinen de frente.


En los pequeños descansos de la carretera me voy encontrando con gente sentada frente al glaciar, disfrutando de la belleza de este lugar. Hay un movimiento de moteros tremendo.


Los dos kilómetros finales se me hacen interminables. De los 7ºC de la mañana he pasado a más de 25ºC al mediodía. Estoy cansado pero contento de culminar un puerto que tenía pendiente desde 2009, cuando lo dejé de lado porque la etapa que había planteado en aquella ocasión se me iba de madre.


Atravieso el túnel de la cima solo para asomarme a la vertiente que viene de oriente, la de Wassen. Como he hecho con el CIMA, como suelo hacer en Pirineos, en cuanto termine con los puertos del BIG me pienso dedicar a hacer rutas por los más top y este es uno de ellos.


Vuelvo a la vertiente oeste para iniciar el descenso, no sin antes sacar un par de fotos más de la charca y del cartel, esperando turno para que no salga nadie. Hay muchos coches pero moteros, ..., moteros hay a cientos.


El descenso es largo pero se me hace muy corto. Llego a Innertkirchen a la una del mediodía y, antes de moverme hasta Giswil, aprovecho para comer aquí que tengo wifi. Así descanso un rato y cojo fuerzas para una segunda tanda de puertos por la tarde.

Safe Creative #1007090003507

2 comentarios :

  1. "Si parecen seguidores de Motörhead puedes estar tranquilo pero como la moto parezca de MotoGP, date por jodido."

    Jojo, que grande!!

    ResponderEliminar

EL AUTOR se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier comentario que considere inapropiado.

 

STAGE EN ALPES ...

Estadísticas

Usuarios online

Acerca de ...